Crecer

El discipulado no es necesariamente una clase, es un estilo de vida de aprender y crecer.

Queremos crecer de manera diaria - ESTAMOS creciendo todos los días para volvernos creyentes completamente devotos y que se reproducen. 


Bíblicamente Centrado

DIOS: 

Creemos que hay un solo Dios, infinito en santidad, justicia, gracia, misericordia, y amor. Él es el creador del universo. Es el único omnipotente, omnisciente, omnipresente. Es uno en esencia, pero subsiste eternamente en tres personas -Padre, Hijo y Espíritu Santo- quienes poseen características de personalidad y todos los atributos de la Deidad. Psalm 104; Psalm 139; Matthew 10:29-31; 28:19; Acts 17:24-28; 2 Corinthians 13:14; Ephesians 1:9-12; 4:4-6; Colossians 1:16-17; Hebrews 1:1-3; Revelation 1:4-6.


JESÚS:

Creemos que el Señor Jesucristo, el eterno Hijo de Dios se convirtió en hombre sin dejar de ser Dios, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María con el propósito de revelar a Dios y redimir al hombre de su pecado.  Creemos que el Señor Jesús logró nuestra redención por medio de su muerte en la cruz, la cual fue un sacrificio substitucional y que nuestra justificación fue confirmada por su resurrección física de entre los muertos.  Creemos que el Señor Jesucristo ascendió al cielo, fue exaltado a lo sumo y hoy día está sentado a la diestra del Padre como nuestro Sumo Sacerdote, intercesor y abogado.  Por demás, creemos que Jesús regresará a juzgar a los vivos y a los muertos.Matthew 1:18-25; John 1:1-18; Romans 8:34; 1 Corinthians 15:1-28; 2 Corinthians 5:21; Galatians 3:10-14; Ephesians 1:7; Philippians 2:6-11; Colossians 1:15-23; 1 Thessalonians 4:13-5:11;Hebrews 7:25; 9:13-15; 10:19; 1 Peter 2:21-25; 1 John 2:1-2.


El ESPIRITU SANTO:

Creemos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad.  Él es el que trae al mundo convicción de pecado, justicia y juicio; revela a Jesús y sin Él nadie sería salvo.  Él es el agente que regenera y bautiza al creyente en el cuerpo de cristo y le sella hasta el día de su redención.  Conjuntamente, creemos en el bautismo en el Espíritu Santo la cual es una experiencia que viene después de la experiencia inicial de haber nacido de nuevo.  Aunque no es necesaria para la salvación la consideramos indispensable para vivir una vida Cristiana victoriosa.  Esta llenura fue prometida por el Padre mediante los escritores del Antigua Testamento, fue enseñada y asegurada por el Señor Jesucristo, y fue recibida por primera vez por los creyentes que oraban unánimes en el día del Pentecostés.  Creemos que el bautismo en el Espíritu Santo provee al creyente con la señal externa de hablar en lenguas.  Por lo demás, creemos que esta experiencia provee al creyente de poder para ser fieles testigos de Jesús y acceso a los dones espirituales. Juan 14:16-17; 20:22; Hechos 1:8; 2:1-4.


EL PECADO:

Creemos que el hombre fue creado originalmente a la imagen y semejanza de Dios pero por medio del pecado de Adán la raza humana cayó, heredó una naturaleza pecaminosa y se encuentra extraviada de Dios.  El ser humano en sí mismo es depravado y totalmente incapaz de remediar su condición perdida. Génesis 1:26-27; Romanos 3:22-23; Efesios 2:1-3.


SALVACIÓN:

Creemos que la salvación es solamente por gracia, solamente por fe, y solamente en Cristo. No es un ritual, ni nos cuesta trabajo, ni requiere de ninguna otra actividad para poder ser salvos. La gracia salvadora de Dios, por medio del poder del Espíritu Santo, también nos habilita a hacer lo que es grato ante los ojos de Dios para que nosotros sigamos siendo progresivamente conforme a la imagen de Cristo. Somos redimidos por la sangre derramada de Jesus y el poder de la cruz, el cual nos hace estar seguros en Cristo para siempre y nos garantiza nuestra eternidad con el Padre Celestial. John 1:12-13; 6:37-44; 10:25-30; Acts 16:30-31; Romans 3-4; 8:1-17,31-39; 10:8-10; 1 Corinthians 1:4–8; Ephesians 2:8-10; Philippians 2:12-13; Titus 3:3-7; 1 Peter 1:5; 1 John 1:7,9.